Cómo crear un plan de empresas?

Un plan de empresas es un documento donde presentarás de manera precisa, detallada y ordenada las ideas que tengas para crear o impulsar tu propio proyecto. Estará diseñado específicamente para banqueros, inversores y para representantes de otras instituciones quienes, de alguna manera, podrían ayudar a materializar cada una de tus propuestas, así que cuida de que esté bien estructurada y claramente redactada.

Las grandes compañías han llevado a cabo un plan de empresas con la intención de expandirse y explorar nuevos mercados, pero también los nuevos emprendedores han optado por este modelo de trabajo para dar a conocer qué es lo que quieren y hacia dónde necesitan llegar.

A continuación, te presentaremos una guía de cómo realizar tu propio plan de empresas o plan de negocios:

Realizar tu propio plan de empresa

1.- Realiza una portada y un índice

Si quieres dar una buena primera impresión, entonces necesitas de una buena portada. Aquí deberás incluir datos propios de la compañía como nombre, dirección, correo electrónico, teléfono, logo, página web, fotografía de la compañía o producto que vayas a presentar y, si lo deseas, el nombre del o los fundadores. Recuerda que una buena presentación dirá mucho de ti y de tu empresa, así que pon manos a la obra con. Considera la creación de un índice en el que puedas ordenar y organizar todos los puntos. Indica la página correspondiente de cada elemento de forma precisa y detallada, para que los interesados se hagan una idea clara de lo que trata el documento.

2.- Resumen claro de necesidades y objetivos

La primera parte del documento incluye una descripción de lo que es la empresa y el producto o servicio que ofrece. No olvides ventajas de cada uno y la oportunidad que podría tener en el mercado al que va dirigido.

Adicionalmente, menciona cuáles son las proyecciones económicas, trayectoria que ha tenido la compañía hasta el momento y equipo de gestión. Incluye qué problemas necesitas afrontar y cuáles son las necesidades.

Esta información debería estar reflejada en, al menos, dos páginas, sin pasar por alto los objetivos que quieres lograr y la cantidad de tiempo que te ha llevado el desarrollo del plan de trabajo.

3.- Detalla cómo podrás solucionar el problema

Un plan de empresas o plan de negocio debe describir opciones para solucionar los problemas expresados en el punto anterior, los cuales podrían incidir de forma negativa en el mercado. Las alternativas que consideres serán expresadas de manera clara y precisa.

Será vital expresar qué es lo que tus clientes obtendrán a través de tus productos, además de sus fortalezas y debilidades.

Muy importante. Si tus objetivos son iguales que la de otras compañías, entonces especifica de qué manera podrás marcar la diferencia. La incorporación de este detalle, de suma importante, será agradecido por los clientes y también por los inversores.

4.- ¿Tú empresa es única? Dinos por qué y quiénes la integran

Hacer la diferencia, sencillamente, es un paso fundamental. Antes que nada, deberás evaluar a tu competencia. Conoce sus debilidades y también sus fortalezas, pues de esa manera podrás destacar acciones propias para llevar a cabo cualquier tarea.

Menciona quiénes formarán parte de tu equipo y, por su puesto, las funciones que llevarán a cabo.

En tal sentido, es necesario detallar la forma cómo se realizará la administración de tu negocio, detallar el perfil de cada uno de los trabajadores, cómo operarás en diferentes áreas, sobre todo, las más neurálgicas.

También, incluye estados de cuentas propios de las ventas y gestión; además, se requiere de información sobre control de calidad. Hay quienes optan por añadir la ubicación de tu empresa, también las dificultades o fortalezas que eso implica.

5.- Analiza el mercado

Conocer el mercado es fundamental. A banqueros, empresarios y otros interesados les encantaría saber cómo abordarías este tema, así que deberás poner manos a la obra. Deberás anexar de qué manera puedes investigar audiencia y las herramientas que podrías usar para ello. Tu plan de empresas incluirá el target (público al que irá dirigido) y las estrategias de mercadotecnia que utilizarás para atraer la atención de la audiencia meta.

6.- Promoción: es importante idear estrategias

Aquí la estrategia o plan de marketing. Es considerado como uno de los puntos más importantes del documento. Toma en consideración que la estrategia comunicacional determinará el éxito o el fracaso de tu empresa, así que presta mucha atención a ello.

Es fundamental desarrollar cómo podrías posicionar la marca, cuál es la mejor estrategia de ventas, quiénes podrían ser tus principales clientes o clientes potenciales, cómo podrías promocionar tu negocio y cuáles ventajas podría aportarte todo lo antes mencionado.

7.- Define de dónde provienen tus ingresos

Sería ideal para tu plan de empresas que dejes por sentado de cuánto dinero dispones para llevar a cabo el proyecto que tienes en mente; además, será de mucha utilidad plasmar factibilidad y viabilidad del mismo.

La procedencia de los recursos que utilizarás es información clave; de esa manera, estarías evitando cualquier malentendido. Mientras más claras sean las cuentas que vayas a presentar, será mucho mejor tu proyecto.

8.- Entre las pérdidas y las ganancias. ¿Qué debo hacer?

Siempre es recomendable contar con un plan alternativo eficaz para aquellos momentos de crisis. Si no tienes un plan de acción diseñado para afrontar situaciones no tan buenas, tu negocio simplemente podría caer en picada sin ninguna posibilidad de salvación.

Es por tal motivo que se sugiere analizar las posibilidades de riesgo, identificar cuáles son las aristas que generen peligro para tu empresa y, sobre todo, saber qué puedes hacer si las cosas escapan de tu control.

9.- Información adicional o anexos

Forman parte de tu plan de negocio y representan datos adicionales que puedes aportar para dar mayor valor a tu propuesta. Lo adicional, siempre que sea útil, sumará puntos a tu favor. Uno de ellos es el resumen curricular de tu equipo. Los inversionistas querrán saber la trayectoria de las personas que te acompañan.

También puedes aportar algún dato extra relacionado al mercado. Recuerda que para la creación de un documento de este tipo ya has completado una investigación exhaustiva al respecto. No está demás proveer a los banqueros o inversionistas información técnica del producto o cualquier otro dato de interés del servicio que estás ofreciendo. De aplicar esto, seguramente tendrás buenos resultados.

10.- Apóyate en otros expertos

Recuerda que por muy sencillo que parezca, mayormente un plan de empresas o plan de negocios supone la redacción de, como máximo, unas 50 páginas.

Estas deben ser presentadas de una forma creativa y dinámica para enganchar a personas, cuyos altos niveles de exigencia demandarán calidad y mucha eficiencia.

Existen muchos profesionales dedicados a la creación de este tipo de documentos, por lo que no te vendría mal apoyarte en alguno de ellos. Para que los documentos estén correctos y sin fallos y para que la presentación, las carpetas de proyectos, el tipo de papel estén acorde con las circunstancias.

Principales interesados

A ti más que a nadie interesa la ejecución de un plan de negocios porque te da a conocer como empresario o emprendedor de una marca determinada.

Este importante documento te ayudará a que planifiques y analices tu proyecto, tu mercado y, por consiguiente, el cumplimiento de todos tus objetivos.

Esta herramienta súper eficaz también te dejará saber sobre fortalezas y debilidades, pero además sobre cómo afrontar cada reto que se te presente en el camino.

En segundo lugar, también interesa a personas o a instituciones a los que pretendas solicitar algún préstamo o financiamiento para iniciar con el proyecto, que requieren obligatoriamente del proyecto o documento en sus manos para hacer la respectiva valoración.

Es, sin lugar a dudas, la mejor carta de presentación hacia la materialización de tu sueño de crear o expandir tu compañía de forma rápida y segura.

Tipos de planes de negocios

Existen distintos tipos de planes de empresas o planes de negocio. Están divididas según el objetivo que persigas, su forma y persona o institución a la cual irá dirigido. Es importante destacar que ninguno tiene una estructura definida.

Te las presentamos a continuación:

1.- De acuerdo al momento

1.1.- Para empresas nuevas: Diseñados específicamente para desarrollar un negocio próximamente. Si deseas emprender, entonces este es el diseño ideal para ti.

1.2.- Para empresas establecidas: Su objetivo es optimizar las condiciones del negocio que está en funcionamiento y, por lo general, deben quedar establecidos la situación actual y los objetivos que desees lograr.

2.- De acuerdo a quien esté dirigido

2.1.- Para administradores: Sirven para saber hacia dónde queremos llegar como empresa y contribuye considerablemente a la toma de decisiones, a través de las estrategias de crecimiento que plantees.

2.2.- Para los inversores: Son de vital importancia, ya que están diseñados para informar sobre la idea de empresa que deseas afianzar, detallar propuestas económicas y cómo harás para retornar la inversión.

3.- De acuerdo a objetivos y forma

3.1.- Agil: Desarrollarlo y gestionarlo no implica mayor dificultad. Debe contener información básica de tu empresa, por ejemplo, cuál es la mejor estrategia que puedes realizar, metas, presupuesto para la consolidación de la marca y balances financieros.

3.2.- De una sola página: Ideal para presentar a los inversores un resumen del proyecto que deseas emprender o expandir. Este tipo de plan de empresas debe ser claro y conciso para que sea fácil de entender.

3.3.- Viable: Si quieres medir tus posibilidades de éxito, este es el plan ideal. Incluirás una evaluación del mercado y las probabilidades que tiene tu empresa y producto dentro de él. No olvides fijar cálculos de costos, precios y proyecciones.

3.4.- Anual: Tal y como su nombre lo indica se realiza una vez al año y tiene como función planificar los ejercicios económicos. En este plan, quedan definidos resultados y presupuestos precisamente del año en cuestión.

3.5.- Estándar: Es un plan básica de negocios que se utiliza mucho. Es muy común. Gusta mucho a los inversores, socios y banqueros, pues muestra detalle a detalle los planes de negocios.

3.6.- Para startup: Necesarios para las empresas startup, ya que ofrece una especie de guía de cómo crear modelos startup; además, debe incluir gastos y requerimientos para su financiación. La intención es tener la mayor cantidad de inversionistas posibles.

3.7.- Interno: Este documento será realizado única y exclusivamente para el personal de tu propia organización. Al igual que el plan ágil (ya lo mencionamos), debe ser muy corto, sencillo y claramente redactado.

3.8.- Expansión: Muy útil para aquellas empresas establecidas en el mercado, pero que buscan seguir abriendo caminos. Lo idea es crear planes de crecimiento y desarrollo, a fin de atraer las inversiones necesarias. Recuerda que el documento deberá incluir estrategias más innovadoras para obtener más y mejores beneficios.

APP que ayudarán a tu plan de empresas

Para crear nuestro propio plan de empresas contamos con las bondades que nos está ofreciendo la tecnología, gracias a la cual hoy en día contamos con aplicaciones móviles que nos ayudará sobremanera durante todo el proceso.

Ahora bien, te presentaremos algunas APP que puedes utilizar para el diseño de tu propio proyecto empresarial.

1.- Enloop:

Según lo que desees utilizar, puedes encontrar versiones gratis o de paga. De igual forma, ambas cuentan con funciones básicas que te permitirán llevar a cabo un eplan de empresas.

Es capaz de crear proyecciones en cuanto a ventas, egresos, ingresos y flujo de caja. Adicionalmente, diseña hojas de balance acompañada de gráficos que complementen tu trabajo.

2.- Stratpad:

¿Necesitas una APP que ayude a tomar decisiones? Pues Stratpad está a tu disposición. La única desventaja es que hay que pagar para obtenerla.

Su principal función es planeación estratégica y, según expertos, es ideal para quienes estén realizando por primera vez un documento de este tipo.

3.- Business Plan Premier:

Esta aplicación fue hecha para iPad, con la que podrás redactar tu plan de negocio sin dejar pasar ningún detalle. Posteriormente, podrás enseñar el resultado final a través de una red a la que 3 mil inversionistas o más se encuentran registrados.

Lo positivo es que el archivo ya terminado puede ser exportado a un documento Word que puedes manipular a tu antojo; es decir, puedes imprimir, editar, subirlo a la nube o enviarlo a quien quieras a través de e-mal. ¡Es muy sencillo!

4.- EBP Plan de Negocios:

Es ideal para la creación de un efectivo plan de negocios, ya que ayuda en el diseño de planes empresariales eficientes con la ayuda de su asistente para la introducción de cualquier dato en sistema.

Si quieres elaborar un análisis de precios, tomando en cuenta márgenes de ganancia gracias a los incrementos de las ventas, el EBP Plan de Negocios es la mejor aplicación.

Asimismo, sus funciones garantizan que puedas hacer balances y un informe de resultados específico, muy útil para la presentación de tu plan de negocios.

Conclusiones

En líneas generales, un plan de empresas es una herramienta indispensable para iniciar un proyecto de negocio o para expandirlo en el mercado, si hablamos de una industria consolidada en el mercado.

Toma en consideración la guía presentada acerca de cómo realizar tu propio plan de trabajo, el cual será presentado de forma clara y sencilla a los inversionistas, banqueros o instituciones.

Este documento es vital para el desarrollo de tu marca y para el futuro de tu propia compañía, así que un plan bien diseñado te llevará al éxito. No dudes en solicitar ayuda, pues existen profesionales capacitados dedicados a este tipo de trabajos, sin mencionar que gracias a la avanzada tecnología podemos hacer mucho más eficiente nuestra labor.

(Ademas de leer estos puntos para hacerte una idea general te recomendamos dos libros que pueden ayudarte mucho a la fabricación y al enfoque de tu plan de empresa y a tu futura empresa).

“El arte de empezar” de Guy Kawasaki podéis verlo aqui, y el otro libro es “La vaca purpur”a de Seth Godin